¿PERROS Y GATOS EN CASA?

Consejos para una buena convivencia.

Que los perros y los gatos no se lleven bien es algo que nos han contado desde pequeños. Pero no tiene porqué ser así. Existen muchísimos casos en los que perros y gatos han aprendido a quererse mutuamente (o al menos a respetarse). Puede que por esto, cada vez son más las personas que optan por tener un perro y un gato a la vez. Es fácil siempre y cuando se sigan unas pautas.

Bajo ningún concepto se debería dejar que ellos mismos resolvieran sus diferencias. Este método es demasiado estresante para ambos, incluso en los mejores casos. Es importante recordar que los encuentros pueden ser peligrosos.

Los encuentros deben de estar planeados y supervisados. Si ya tienes un gato en casa, intenta encontrar a un perro que se lleve bien con otros gatos. Protectoras y refugios animales suelen indicar la afinidad que tiene un perro con los gatos. ¡Otra ventaja de adoptar!

Para el bienestar del gato, puede ser beneficioso asignarle una pequeña área solo para él mientras dura el periodo de adaptación. El baño secundario de casa o la habitación de invitados puede ofrecerle un ambiente seguro mientras se acostumbra a los olores y sonidos de su compañero cánido.

Para los primeros encuentros cara a cara, asegúrate de que el gato siempre tiene una vía de escape. Normalmente se recomienda tener al perro atado las primeras veces que los dos se encuentran.

¿Cómo sabemos que ya están listos para disfrutar de una vida juntos?

Se dice que cuando el perro pierde el interés por el gato, y el gato se siente seguro alrededor del perro. Lo que se tarde en llegar a este punto ya depende del carácter de cada animal.